“No le permito más ser mi padre” | La hija del comi... | Página12

El pequeño auditorio de La Tribu sirvió de espacio protector para su voz. “Para nosotras es fundante pensar esto –dijo Mariana Dopazo– somos dos ex hijas de genocidas”. Supresión. Sustitución. Terror. Dos por uno. El contexto fue un encuentro organizado por el colectivo Territorios Clínicos de la Memoria, un proyecto coordinado por la psiconalista Fabiana Rousseaux, integrado por actoras centrales en políticas públicas de memoria, verdad y justicia hasta diciembre de 2015. Mariana, que también es psicoanalista y docente universitaria, se sumó al espacio para presentar la historia de desafiliación del nombre de su progenitor, el emblemático excomisario Miguel Etchecolatz, protegida y atajada por el encuadre. La propuesta tuvo de fondo la impensada irrupción en el escenario público de los hijos e hijas de genocidas luego del fallo del dos por uno de la Corte. Ojalá los supremos entiendan que esas palabras estuvieron dirigidos a ellos. Mariana, que es sólo una de las representantes de esos hijxs, comparó el fallo con lo que ocurrió en sus casas con la sanción de las leyes de impunidad, con los temblores provocados por la actualización de un terror siempre presente, un día en el que –en sus palabras– “la justicia se convirtió en injusticia”.
En 2014, Mariana Dopazo presentó un escrito ante un juzgado de Familia para pedir el cambio de apellido. Le tomó un año escribirlo y treinta elaborarlo. Había un antecedente, el pedido de 2004 presentado por quien ahora es Rita Vagliati, hija del comisario Valentín Milton Pretti, de la Bonaerense. Rita también estuvo en el escenario en La Tribu. Las puntuaciones de ambos escritos dispararon la discusión en clave de casos y de clínicas, con textos que contienen tres momentos, etapas bien distintas del proceso de justicia, cuyas marcas se ven reflejadas en las presentaciones y sentencias. Y esta otra tercera etapa con la lectura de todo eso en el presente.
“Yo ahí dije que tuve que perder el miedo –explica Mariana a la sala– y adquirir cierta madurez. Esa madurez no aludía a una cuestión cronológica, sino al miedo que supieron imprimir los genocidas con todos sus actos dentro de nuestras familias. Y no sólo en nosotros sino en toda la sociedad. En este sentido, el desafiante dos por uno, de mayo de 2017, fue un día en el que la justicia se convirtió en injusticia. No sólo desde lo personal, sino desde el horror porque vuelve actuales las heridas. Las pérdidas. Los duelos. Y en ese sentido, esa justicia que se tornó injusticia hizo que todos nos levantemos para decir que no”.
El encuentro que se dio en llamar Genocidio y Filiación sumó en la mesa a Rita, a la psiconalista Patricia Salvetti, a Rousseaux y a Diego Morales del Cels. Se trabajó alrededor de la idea de la Ley. La Ley como metáfora en juego ante el 2 x1, pero también como aquello más plástico que se desplaza detrás de la sustitución de los nombres, estructura central para la constitución del sujeto del psicoanálisis y, entonces, estructura central de lo social. Un lugar de la “Ley” a la que la mesa decidió salir al rescate como metáfora para explicar aquel piso que ya no se mueve, lo que el 2 por 1 mostró de pacto social.
“Una ley –dijo Mariana– normativizadora y prohibidora pero que en esa misma prohibición también implica la posibilidad de crear una otra positividad”, en un proceso, para ella, de más treinta años”.
“Gracias por acompañarnos”, arrancó en el comienzo. “Con Rita tomamos una decisión: voy a tomar la palabra en nombre de las dos a pedido de ella. Además de lo movilizante, todo esto implica una marca que no se va borrar y aparece cada vez que volvemos a pasar por estos lugares porque lo emotivo del terror, específicamente, nos atraviesa con una actualidad siempre vigente”.
Mariana leyó casi cuarenta minutos. “Todo lo que podemos articular hoy aquí gira, para nosotras dos y para la mesa también, en una plataforma trágica, sistemática y calculada, denominada por todos nosotros –ayer y hoy– terrorismo de Estado. Que se subroga sobre su base: el horror siniestro, la muerte, el terror, la desaparición, la tortura, la apropiación, la vejación, el mal. Y así con todo esto, el borramiento más absoluto de las diferencias. Lo perverso. Y todo esto fue hecho por parte del Estado nacional. El borramiento del otro, justamente, por sus ideas”.
La mesa trabajó con los escritos judiciales como excusas. Un encuadre para pensar algo entorno a lo impensado de la voz pública de los ex hijos de genocidas. Y un encuadre para pensarlos en el contexto central del 2 por 1. Como dijo Rousseaux, “un hecho sin antecedentes en el mundo que muestra lo que significó a nivel social el impacto del 2 por 1, con la irrupción de la presencia de los hijos de genocidas, como ellos se denominaron. Frente a un Estado que por supuesto todos sabemos que está dispuesto a avanzar de modo negacionista con una política que se contrapone, ni más ni menos, a la palabra de los hijos de los genocidas para denunciarlo”.
Allí, Mariana tomó la palabra. La sala llena. Muda. Al fondo otras hijas como ellas. Otras amigas. También sobrevivientes del circuito Atlético, Banco, Olimpo. Del Vesubio. Del Circuito Camps. Hijos de desaparecidos. Una nieta con su cámara de fotos. Exiliados y psicoanalistas. Periodistas incapaces de tomar un sólo apunte con la pretensión de una síntesis imposible ante un texto que se oye por primera vez.
“Lo que van a escuchar habla de dos recorridos particulares para desafiar, para suprimir y sustituir un legado que entendemos trágico. Sangriento. Y horroroso”, dijo Mariana. “No solamente son historias personales. Si se tratara de dos historias personales, todos tenemos nuestras historias. Las nuestras exceden lo personal porque nos atravesó una dimensión ética y responsable que iba mas allá de ese padre porque entendemos a la violencia en su sesgo más inhumano llevado acabo por estos genocidas”. “Acá hay dos escritos y dos respuestas de la Justicia que no resarcen el dolor. No devuelven las vidas robadas. Ni a los desaparecidos. Ni a los niños apropiados. Ni tampoco el olvido de la mirada de los torturadores con sus víctimas. En nuestro caso se trató, y se trata, de construirnos una identidad que esté acorde con nuestros ideales. Con nuestras convicciones. Convicciones que tenemos, que sabemos y sentimos muy fuerte desde hace muchos años que es que estructuralmente somos diferentes a los progenitores”.
Mariana siguió adelante. La sala en silencio. A partir de ahí leyó unos pocos fragmentos de lo que le presentó a la justicia para explicar su decisión. Puntuaciones, las llamó.
“Mi progenitor es conocido públicamente por su participación en la dictadura cívico-militar”, dijo. “Y actualmente se encuentra condenado a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad. Con el advenimiento de la democracia, en 1983 se ordenó su captura y enjuiciamiento, hechos que permitieron tomar un poco de distancia del ambiente de desinterés, violencia, intolerancia y desapego que reinaba en la casa. Pero las huellas de la memoria no se borran. Y llevar su apellido resultó una pesada carga, cuya supresión y sustitución será de la mas estricta justicia para reparar tanto dolor y tanto quiebre personal durante tanto tiempo”.
La sustitución del apellido paterno, continuó, “es del orden de la posibilidad en tanto me permite sostener mi persona como sujeto para pasar a tener, justamente, lo que sí me representa: el apellido de mi madre y de abuelos maternos. Pero mi identidad no estaría integrada hasta no suprimir y sustituir el apellido paterno. Si bien la conocida y deshonrosa conducta de mi ascendente resulta suficiente razón para la posibilidad que se formula, lo cierto es que existen numerosos causales que también son justos motivos”.
El escrito enumera esos justos motivos en el ámbito personal, que Mariana no leyó. “Pero además, explica que mi conducta fue y es opuesta a la suya. No existiendo el más mínimo grado de coincidencia del susodicho. Mas por el contrario, resulta su historia repugnante a la suscripta sin ánimo de dolor y vergüenza. No ha habido ni hay nada que nos una. Y he decidido con esta solicitud ponerle un punto final al gran peso que para mi significa arrastrar un apellido teñido de sangre y horror ajeno a la constitución de mi persona porque nada emparente mi ser, mi patronímico al de un genocida. He sobrellevado con angustia esa historia. He sobrellevado ese baldón, aún usando el apellido de mi esposo, pero mi identidad no será verdadera hasta tanto mi nombre no sea limpiado del apellido de mi progenitor”.
La ley a los seres que somos humanos nos regula, nos protege y nos prohíbe, dijo Mariana. “Y yo entiendo esa prohibición como la posibilidad de habilitar otra cosa”. En ese sentido recordó que su apellido hasta ese momento la emparentaba con “el horror, el genocida, la desaparición de las personas, la violencia y con la época más trágica que le ha tocado vivir a este país. Como persona individual y única tengo derecho a que ese apellido no sea el que me represente porque ninguna relación tengo ni con la ideología, por supuesto, ni con los delitos cometidos”.
Continuó enseguida con la historia de Rita. Ambas se conocieron hace pocos meses en el marco de una entrevista. Rita subió al escenario porque Mariana se lo pidió. Subite, le dijo. Hacéme de objeto contrafóbico.
“Soy la hija de un torturador y por eso quiero cambiarme el apellido”, le dijo Rita un día a la Justicia en 2005, según Mariana ahora leyó. “Quiero terminar con este linaje de muerte. Y no acepto ser la heredera de todo este horror. Los apellidos son símbolos y el mio es muy oscuro, lleno de sangre y de dolor. Tomar esta decisión me sirvió mucho, hizo que desbloqueara miedos y angustias que guardo desde hace mucho tiempo y tiene que ver con toda mi historia familiar. Pienso que así, como en mi caso, puede haber muchos hombres y mujeres en esta situación. Jóvenes. Hijos de personeros de la dictadura militar que podrían tomar esta posición, romper con el linaje del apellido, un estigma que se coagula detrás de las letras del nombre. Mi situación y mis vivencias me hacen pertenecer a una comunidad de militantes que luchan cotidianamente por cambiar este mundo injusto y bárbaro”. Es claro, agregó, “que mi planteo no es sólo jurídico sino político, en tanto afirmo que no quiero pertenecer al mundo de mi padre y de tantos otros como él. Quiero poder elegir y para eso siento que tengo la responsabilidad de desligarme de su mundo”.
El caso permitió que la sala lograra ver qué pasó al interior de las familias con el advenimiento de la democracia pero también con la sanción de la Ley de Obediencia Debida y Punto Final.
Para la primera democracia, decía Rita, “parecía que el país estaba mucho mas conmovido con todo lo que poco a poco se iba conociendo. Había necesidad de muchos sectores de exigir justicia, de contar el horror y sacudirse los miedos. Los juicios a las Juntas y a los jefes de policías significó un acercamiento inevitable hacia la verdad, por fuera de los relatos familiares. Cuando se estrenó La Noche de los Lápices fui al cine con una amiga. Me acuerdo que me impactó muchísimo. Salí llorando. Terriblemente angustiada. Había algo de los personajes que hacían de torturadores que me eran tremendamente familiar”.
A Mariana se le cayeron unas lágrimas en ese momento.
“La ley de obediencia debida y punto final terminó de destruir al país y a mi familia. Para nosotros significó extender y profundizar la locura familiar. Los maltratos. Las mentiras. Los miedos. El doble discurso, las disociaciones –explicó y llegó a uno de los momentos centrales de esa noche–: El puede decidir pasearme libremente por el horror con la intención de convertirme en su cómplice y con la intención que lo perdone. Pero no puedo, no hay forma de que olvide. No puedo perdonarle, que me acaricie con la mismas manos con las que torturó y asesinó”.
Y Mariana vuelve a llorar. La sala parece seguirla. Mariana dice que Rita escribió que no puede perdonar que su progenitor haya torturado y matado. Y “tampoco puedo dejar de sentir la relación que hay entre sus crímenes y lo que hubo en mi familia. No puedo perdonarle que desee torturar y matar y nos haya tocado a mi y mis hermanos. Nos haya hecho upa o acariciado”.
En 2005 cuando todavía no habían empezado los nuevos juicios orales, Rita le decía a la justicia que había 4000 luchadores populares procesados por la justicia, que en los barrios pobres de la policía mata por portación de cara. Y habló de la fábrica de pobreza. Jorge Alemán escuchó en la sala en su doble condición de exilado y tótem del mundo psi. Le preguntó a Mariana por algo de cercano a una habilitación. “Ustedes, eso que llaman aparato psíquico o trabajo del duelo o deseo de otra cosa, ¿eso de dónde surgió, en donde encontraron ustedes la vía de acceso a semejante decisión?”
Pavada de pregunta, respondió la sala, entrenada. Mariana dijo: “Hace muchos años tal vez no hubiese podido responder como ahora”. Habló de su trabajo de psicoanálisis de años, con el acceso a un eslabón final “que tiene que ver con un cierre o una apertura: la caída del ciertos significantes pero para entenderlo, cuando uno habla de la caída tiene que haber algo del otro lado: sino uno cae al vacío. En mi caso trabajé fuertemente. Eso es una decisión. Fue permitirme –porque ya no lo tengo más– tuve hipotecada una porción de psiquismo y de mi vida, no toda, por los avatares en los cuales me vi implicada no por decisión propia sino de un Otro, que mas allá de que sea un genocida, en este caso es pertinente porque estamos en este espacio, pero tiene que ver con que todo ese trabajo de muchos años tiene un cierre donde lo cuento así: no le permito más ser mi padre. Soy yo la que no permito. Nunca más. Ese fue el punto final. Porque uno podría decir que hay justos motivos, pero la cuestión de raigambre más personal tiene que ver en mi caso con esta frase: No le permito más ser mi padre. Yo no se lo permito”.
Y será.




“No le permito más ser mi padre” | La hija del comi... | Página12

Solidaridad ante ataques



Desde el Consejo Nacional e Internacional de Comunicación Popular 
"Comandante Supremo" (Conaicop), nos solidarizamos con nuestro
 Embajador de Venezuela en Uruguay, nuestro compatriota 
Julio Chirinos y con nuestro Vocero en Uruguay a 
Rubén César Suárez, por los ataques de la derecha 
fascista enquistada en el Senado de ese país.

 El Embajador Julio Chirinos, ha sido consecuente en 
el apoyo y participación activa con los Medios Comunitarios y
 Alternativos de Uruguay, a tal punto que permitió la 
grabación en los espacios del Centro Cultural Simón Bolívar 
para realizar un homenaje por internet en el mes aniversario 
del Eterno Comandante Hugo Chávez Frías, al Comandante 
Fidel Castro y a Monseñor Romero en un ciclo de charlas 
para difundir y analizar la proyección histórica de ellos.

Desde esta plataforma Continental y Mundial,  elevamos
 nuestra voz de solidaridad y protesta por pretender cercenar 
desde el Senado Uruguayo la voz del pueblo. 

Si los perros ladran es porque estamos cabalgando.

Octubre 2017

-      Alcides Martínez, Marcos Rodríguez, Bill Batista,
    Rommer Parra, Reinaldo Escorcia, Kamal Hassan, 
     Roberto Sanabria, Julio Rodríguez (Venezuela).

-      Maria Juarez-Richard Posse-
    Guillermo Bregante-Jacqueline Marlene Martinez -
     Juan C Rodriguez-Jorge Moreira (Uruguay)

-      Diana Carbajal (España).

-      Lucas Rafael, Lucas Tines (Brasil).

-      Gustavo Pescetta, Alejandro Abraham, Carlos Asnarez  
      Alberto Ramírez Juan Marino (Argentina).

-      José Aramayo y Comunidad Comunicacional del Sur  (Bolivia).

-      Patricia Barba, Viridiana López Chanchola y 
       Alberto Ramírez (México).

-      Eddie Cavallos e Isabel Chavala (Ecuador).

-      Víctor Hugo Marrenco (Colombia).

-      Alexander Araya Roberto Arriagada (Chile).

-      Jorge Hernández (República Dominicana)

-      Raquel Bonzi (Paraguay).

-      Carolina Barrera (Costa Rica).

-      Salvador Percy Katary , Guillermo Oregón  
          William Chávez (Peru)

-      Nino Pigliecci ( Canadá)

-      , Mustapha Njge ( África)

-      Soledad Errandonea – Irene Rodriguez ( Zurich)

-       Ciro Brescia de Italia

-      Guadalupe Lizarraga, EEUU, Los Ángeles Press

-      Sylvia Ubal de Olivera (Venezuela) Barometro Internacional

-     Diego Olivera Evia Venezuela – Uruguay Barómetro Internacional 

-       













Editorial



Dado las últimos acontecimientos a nivel nacional e internacional queremos aclarar que esta es una radio.red por Internet integrante de la Red Contacto Sur y el Concejo Nacional e Internacional de la Comunicación Popular ,para llevar adelante la información del acontecer nacional e internacional de nuestro país y el mundo ,desde la perspectiva de crear una sociedad mas justa sin explotados ni explotadores.
Es por ello que difundimos y opinamos sobre todas las temáticas que incumben al ser humano  y su habitad.
Somos defensores y participes de la creación del CONAICOP como forma de liberar a la comunicación y llevar la realidad del acontecer internacional ,con los verdaderos protagonistas como lo son los pueblos .
Por ello realizamos transmisiones en vivo desde diferentes lugares sociales,obreros,políticos ,culturales siempre llevando la voz del pueblo .
Somos internacionalistas y defendemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos ,como también somos contrainformacion a la gran desinformación mediática de los grandes medios de comunicación .
Buscamos estar en todas las redes para llevar la voz de los mas desprotegidos que luchan por un mundo mejor .
Es por ello que nos encuentran en Whatsapps  en los grupos Contacto Sur ,Conaicop , Informativo Internacional ,etc ,como tembien en Facebook Red Contacto Sur o en twiter @Redcontactosur,@RubenCSuarez-uy con nuestro celular 0598940965462
conaicop.uy@gmail.com . radiocontactosur@blogspot.com.uy
en nuestra pagina www.redcontactosur.blogspot.com.uy

Ruben Suarez Director Uruguay Conaicop-Contacto Sur
--------------------------------


20.8.17

CONTACTO SUR
Es una red de comunicación multiplataforma  con la inquietud de lograr la comunicación entre las diferentes radios del continente, tratando de tener la mirada de cada pueblo al momento de acontecer los hechos, en lo que se pensó y ahora se desarrolla se verá el fruto de estas alianzas, basado en los principios de la solidaridad, cooperación y unidad

Historia:
Nace en el año 2012 con la premisa de construir una red comunicacional que permita la articulación efectiva de radios, colectivos y activistas sociales que, militen  en la región, para desarrollar alternativas de intercambio y convivencia cultural  entre las personas y países en el entendido que todos somos un mundo y que necesitamos mejorarlos es nuestra casa, debemos mantenerla cuidarla y mejorarla.
 Por ello, es un proyecto político-cultural, que busca promover transformaciones en las relaciones sociales existentes y, de forma propositiva, generar una nueva narrativa en torno al desarrollo cultural, desde la diversidad y el respeto a los derechos de todos y todas. Se busca generar información que respete la diversidad de identidades culturales, incorporando a aquellas organizaciones y sujetos que participan de procesos socio-culturales virtuosos y transformadores.
Objetivo
Atreves de “Contacto Sur –CONAICOP”  es profundizar, resaltar, rescatar  y promover el intercambio cultural, Social, Histórico, Humanista y Espiritual de los pueblos del sur que al fin y al cabo nos une un mismo sentir y la misma historia.

Misión
Es contribuir a la democratización de la información, especialmente de la radio y televisión con la amplia participación de todos los medios que estimen necesario la creación de la real información, priorizando América Latina y el Caribe. Trabajando por la solidaridad y unidad y lucha por la vinculación de los pueblos con la información como forma de lograr una mejor calidad de vida.
Visión:
Estimular las relaciones a través de la comunicación con un trabajo desde la igualdad y solidaridad entre los pueblos, estimulando la defensa de la diversidad cultural a través del proyecto integrador Promover el desarrollo de todos, tratando de lograr lo máximo por intermedio de la colaboración mutua sostenible mediante actividades relacionadas con la radio difusión. Incorporando las nuevas tecnologías al servicio de la radiodifusión. Consolidando una red interactiva las radios comunitarias y por internet que creen en un mundo más solidario y con una justa de la riqueza mundial.


En Definitiva :
Red Contacto Sur es un esfuerzo colectivo de radios comunitarias, radios web, publicaciones  y movimientos sociales de diferentes lugares del mundo
Trabajando en la democratización de la información ofreciendo espacios a las voces que los grandes medios de comunicación suelen silenciar.
Compartir a través de redes un espacio informativo independiente sostenido con las acciones, ideas y opiniones que la sociedad genera.
Informar, analizar, explicar y escuchar a los pueblos del mundo.
Una alternativa más generada desde la sociedad organizada. Para contrarrestar la desinformación de los grandes medios de comunicación
Actualmente la integran mas de130medios alternativos entre ellos radios comunitarias, semanarios y periódicos alternativos .
Nuestra idea es que día a día sigan sumándose medios a esta plataforma  comunicacional.
Los interesados sean medios alternativos  o actores sociales deben comunicarse a los correos 

Sean todos bienvenidos
                            Ruben Suarez
descarga.png



Almagro, Israel y la mentira como política continental

Almagro, Israel y la mentira como política continental María Landi Columna mensual publicada en el portal Desinformémonos. El Secretario General de la OEA Luis Almagro, no contento con promover la intervención estadounidense en Venezuela -en lugar de tender puentes para reducir la polarización social-, recientemente ha sumado motivos para la indignación popular al visitar Israel y hacer declaraciones que nos ofenden. Almagro no habló como el representante de un organismo internacional, sino como un simple propagandista de Israel, presentándolo como un Estado normal, progresista y moderno, respetuoso de la democracia y los derechos humanos. Curioso concepto de democracia tiene el Secretario General de la OEA, que según él es compatible con el nacionalismo religioso, la ocupación colonial y el apartheid. Por contraste, esta semana en una conferencia en la UNAM de Ciudad de México, el historiador israelí Ilan Pappé dejó claro que el Estado de Israel, nacido de la destrucción del pueblo, el territorio y la cultura árabes de Palestina, se sostiene desde hace siete décadas en base a un régimen de limpieza étnica, ocupación militar, colonización territorial y apartheid jurídico. Ese Estado controla por la fuerza la totalidad del territorio de la Palestina histórica, desde el Mediterráneo hasta el Jordán, manteniendo a la mitad de la población que vive en él (unos seis millones de personas) sin absolutamente ningún derecho (en los territorios ocupados) o con derechos limitados (dentro de Israel) por el simple hecho de no ser judía. Y al tiempo que promueve la inmigración de población judía de todo el mundo, le niega a otros seis millones de palestinos/as el derecho de regresar a su tierra, obligándoles a vivir en el exilio o en miserables campos de refugiados en los países vecinos. Israel es el Estado que ha desconocido e ignorado más resoluciones de la ONU desde 1948 hasta el presente (incluyendo la Corte Internacional de Justicia y el Consejo de Seguridad). Además de las numerosas resoluciones incumplidas, Israel comete diariamente crímenes de guerra -según el Derecho Internacional Humanitario- contra la población palestina. Entre ellos, desplazamiento forzado, traslado de población ocupante al territorio ocupado, apartheid (como recientemente afirmó la CESPAO, un órgano de la ONU) y genocidio incremental, como llama Ilan Pappé a la combinación de limpieza étnica gradual (en Cisjordania y Jerusalén Este) con ataques y bombardeos periódicos (en Gaza). Pappé dejó claro lo que hemos dicho en esta columna muchas veces: el llamado “conflicto” palestino-israelí no es una disputa entre dos pueblos por la misma tierra, sino el resultado de una ideología y un proyecto colonial surgidos en Europa a fines del siglo XIX (el sionismo), que se propuso apropiarse del territorio de Palestina, expulsando a su población árabe nativa para sustituirla por colonos (judíos) provenientes de otros países. Los colonos sionistas europeos y blancos que llegaron a Palestina no eran descendientes de las y los palestinos originarios de religión judía, que hasta 1948 convivían pacíficamente con sus compatriotas de religión musulmana y cristiana –en Palestina y en todo el mundo árabe. En sus declaraciones Almagro afirmó también que los pueblos latinoamericanos tenemos “los mismos principios y valores de respeto a la democracia y los derechos humanos” que Israel. Palabras similares suelen estar en boca de diplomáticos y representantes del régimen sionista en nuestros países. Semejantes afirmaciones deberían ser respondidas categóricamente con una indignación generalizada, pero la verdad es que suelen pasar desapercibidas y hasta toleradas. A menudo me pregunto por qué los pueblos latinoamericanos, que tenemos siglos de resistencia contra el racismo y el colonialismo, y varias décadas de lucha contra el autoritarismo militar y el terrorismo de Estado, nos dejamos insultar por representantes de un Estado que mantiene la ocupación colonial más larga de la historia moderna (la única que queda en la agenda de la ONU desde su creación) y nos la presenta como “la única democracia de Medio Oriente”. La dura verdad es que América Latina -al igual que otras regiones del llamado Sur Global- se está convirtiendo en la retaguardia estratégica de Israel, ante el deterioro acelerado de su legitimidad en el hemisferio Norte como consecuencia del avance de la campaña mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). El sionismo está desplegando en nuestro continente una preocupante ofensiva diplomática, económica y mediática, buscando incrementar su influencia, especialmente a través de la OEA y el BID. Detrás de su interés en “cooperar” con nuestros países en cuestiones como tecnología agrícola y de irrigación (desarrollada tras décadas de despojo de sus recursos hídricos a las comunidades palestinas, mediante un verdadero apartheid del agua), Israel esconde su codicia por nuestros recursos estratégicos (por ejemplo, el acuífero Guaraní en América del Sur) y también su intención de exportar a nuestros países su modelo de Estado segurocrático, militarizado y represivo. Aprovechándose de una coyuntura mundial donde aumentan el miedo al terrorismo y la islamofobia, de la impunidad que le ofrece la Era Trump y del giro hacia la derecha en nuestros países, Israel ve una oportunidad única para vendernos su industria de seguridad y armamentística (con el valor agregado de “probado en terreno”, es decir, en los cuerpos palestinos), así como su experticia en la lucha contra “el terrorismo” -que no es otra cosa que la represión brutal de la población palestina, que resiste mayoritariamente por medios no violentos al despojo de su tierra. Quienes sufrimos el terrorismo de Estado reconocemos a un Estado terrorista, y debemos rechazarlo. Así como rechazamos la incitación de Almagro a la intervención externa en Venezuela, debemos rechazar su trabajo de blanqueo (‘whitewashing’) para normalizar los crímenes de Israel. No tiene nada de ‘normal’ un régimen que desde hace siete décadas viola sistemáticamente todos los derechos humanos del pueblo palestino, asesinándolo extrajudicialmente, encarcelándolo indefinidamente sin cargos ni juicio, apresando a sus niños por tirar piedras al ejército de ocupación y juzgándolos en tribunales militares, robándole y negándole su agua, expulsándolo de sus tierras, demoliendo sus casas, escuelas y hospitales como castigo colectivo o para vaciar la tierra y entregársela a colonos judíos, y permitiendo que éstos roben, destruyan y quemen cultivos, casas y propiedades palestinas con total impunidad. Los pueblos latinoamericanos no tenemos ningún valor ni principio en común con Israel. Por el contrario, estamos por el fin de toda ocupación militar, de todo régimen colonial, racista y supremacista (basado en la superioridad de un grupo de población sobre otro, como es el caso de la etnocracia israelí), y por la autodeterminación de los pueblos, la misma que se le niega al pueblo palestino. El paradigma de los derechos humanos y la democracia en el siglo XXI no admite que dos grupos de población viviendo en el mismo territorio sean gobernados por dos sistemas legales y jurídicos distintos en función de su origen étnico o religioso (civil para la población judía, militar para la población palestina), o que la población no judía sea discriminada por más de 50 leyes. Eso se llama apartheid, no democracia. La mejor respuesta a las mentiras de Almagro como vocero del sionismo la dio Ilan Pappé al concluir su exposición en la UNAM: “Debemos entender que Palestina es un asunto de justicia social y moral. No es el peor conflicto que hay en el mundo, ni el movimiento sionista es el más cruel que ha existido en la historia. Pero es el relato más fabricado de nuestro tiempo. Es la historia más mentirosa del mundo. Y es la que muestra como ninguna otra la hipocresía y el doble rasero de Occidente. Hay muchos regímenes malos en el mundo, pero nadie los describe como positivos, o como “complejos”. El conflicto Palestina-Israel no tiene nada de complicado: es un caso clásico de colonialismo de asentamiento. Y la única solución es la descolonización de Palestina. Eso va a ocurrir cuando el mundo le diga a los sionistas: ‘No les creemos más su relato fabricado. Sabemos demasiado para creerles. ¡Dejen de mentir!’” https://mariaenpalestina.wordpress.com/2017/08/29/almagro-israel-y-la-mentira-como-politica-continental/

Al Presidente Maduro

Montevideo Mayo 2017 Sr Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Por la Presente le acompañamos y nos solidarizamos ante la causa por defender la Independencia y el Hilo Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, hoy amenazada por la derecha recalcitrante, fascista y terrorista de ese país y los títeres del imperio que sin ningún tipo de moral atizan y validan los actos de violencia que se han venido generando para tumbar al gobierno legítimamente democrático de nuestro hermano y líder Latinoamericano Nicolás Maduro Moros. Nosotros, hombres y mujeres de la Comunicación popular, alternativa, libre e independiente del Continente y el mundo, entendiendo que la amenaza es de afuera hacia dentro, es una guerra de cuarta generación, donde el imperio y sus aliados solo esperan generar la noticia de los fascistas y terroristas de Venezuela, para convertirla en una matriz de opinión en el mundo como una línea editorial para justificar la intervención militar como ya ha sido develado ese plan 1-Apoyamos los diversos llamados a la paz y el dialogo que ha venido realizando el legitimo gobierno de la República Bolivariana de Venezuela por intermedio de su presidente electo democráticamente el obrero Nicolás Maduro Moros . 2-Rechazamos y repudiamos la ofensiva de la oposición fascista que han apostado a la desestabilización antidemocrática y al ejercicio de la violencia desconociendo la legitimidad de un gobierno cuya autoridad emana de elecciones avaladas por organismos internacionales de observación y veeduría confiables, el desconocimiento de la democracia , y una radicalización de todas las corrientes y partidos de oposición, generando disturbios destrozos y confrontación con el gobierno. 3-Rechazamos cualquier injerencia de los Estados Unidos y sus aliados como el títere del imperio Luis Almagro en la decaída OEA ,los cuales violan todos los derechos de no intervención , careciendo de autoridad para erigirse en fiscales de democracias ya que EEUU es el responsable directo de más de doscientas intervenciones armadas en contra de Latinoamerica y en forma indirecta de las dictaduras ,que asolaron este continente, único país que siempre invadió ,avasallo, a otros países en el continente , en la afirmación externa que sus intereses imperiales, estaban amenazados. 4-No debemos olvidar lo que está aconteciendo con violaciones de Derechos Humanos y persecución contra dirigentes y actores sociales en Mejico,Honduras,Colombia,etc 5- Denunciamos ante el mundo lo que realmente está ocurriendo y contribuimos con ello a desmontar las mentiras y laboratorios mediáticos de las grandes corporaciones de la derecha asesina, terrorista e injerencista. Por ello, le decimos al imperio norteamericano y sus arrodillados que Venezuela no está sola, que Venezuela se respeta. 6-Desde CONAICOP Capítulo Uruguay, en nombre de todos los que integramos esta organización que nació para la Unidad de la Patria Grande, para las luchas que están por venir, para batalla que debemos librar, para la victoria del socialismo continental. 7-Por la libre autodeterminación de los pueblos, en contra de la oposición fascista que impera en Venezuela RESPALDAMOS al legítimo Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y su Presidente Obrero Nicolás RECHAZAMOS toda injerencia extranjera y de intervención en los asuntos de la Hermana República Bolivariana de Venezuela. Ruben Suarez Maria Juarez Guillermo Bregante Jorge Moreira (Uruguay). Alcides Martínez, Marcos Rodríguez, Bill Batista, Kamal Hassam, Roberto Sanabria, Romel Parra, Julio Rodríguez y Reinaldo Escorcia (Venezuela). Aitor Igartua (España). Lucas Rafael y Lucas Tines (Brasil). Gustavo Pescetta, Alejandro Abraham, Carlos Asnarez y Alberto Ramírez (Argentina). José Aramayo (Bolivia). Patricia Barba (México). Eddie Cavallos (Ecuador). Víctor Hugo Marrenco y María Arboleda (Colombia). Alexandre Araya (Chile). Raquel Bonzi (Paraguay). Percy Katari (Perú) Jorge Hernández (República Dominicana).